Las llamadas Infraestructuras Científico-Técnicas Singulares (ICTS) son grandes instalaciones, recursos, equipamientos y servicios, únicas en su género, que están dedicadas a la investigación y al desarrollo tecnológico de vanguardia y de máxima calidad, así como a fomentar la transmisión, el intercambio y la preservación del conocimiento, la transferencia de tecnología y la innovación.

Su objetivo principal es la puesta a disposición de la comunidad científica, tecnológica e industrial nacional e internacional de infraestructuras científico-técnicas indispensables para el desarrollo de una investigación científica y tecnológica única o excepcional en su género, con un coste de inversión, mantenimiento y operación muy elevado y cuya importancia y carácter estratégico justifica su disponibilidad para todo el colectivo de I+D+i.

Por lo tanto, las ICTS son infraestructuras de titularidad PÚBLICA, son SINGULARES y están ABIERTAS al acceso competitivo de usuarios de toda la comunidad investigadora del sector público y privado.

La Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB) es una de las Infraestructuras Cientifico-Técnicas Singulares que constituyen el Mapa de ICTS español.